Mi lista de blogs

sábado, 12 de febrero de 2011

Tu nombre escrito en la arena





   ¿Cuánto tiempo crees que es capaz de sobrevivir tu huella en la arena, donde el mar acecha con sus incesantes caprichos? ¿Por qué los enamorados anhelan tanto escribir sus nombres en la arena y rodearlos con un corazón si saben que la naturaleza será implacable a la hora de borrarlos?


   Las palabras escritas en la arena húmeda es un claro ejemplo de la eternidad del amor fugaz. El agua salada acaricia tu amor como las lágrimas derramadas se despiden de la tristeza mientras recorren tu mejilla surcando caricias de penas. Nada queda en la playa, sólo el incansable murmullo del mar y el susurro del viento al oído que me recuerda tu nombre.


   Escribí tu nombre en la arena, su duración allí será efímera y me demostrará que el amor es pequeño, y que no vale la pena luchar por él contra la naturaleza porque pronto lo borrará de su alma. La naturaleza no quiere ser mensajera de los amores, y la entiendo.
   No pude inmortalizar tu nombre en la playa, ni siquiera en un árbol. No pude dejar huellas en ningún sitio tangible de la naturaleza. Y lo lamento mucho, Amor. Nadie podrá, jamás, leer nuestro amor perdido. Pero...


   Pero nada de esto, finalmente, es relevante porque pude lograr plantar una huella, una marca, en tu corazón -el único sitio donde la naturaleza no puede gobernar y el amor sí es eterno-. Mi nombre quedó grabado con fuegos de pasión en tu piel como quedó grabado en mi mente el tuyo escrito con insensatez. 


   Nada queda, solo el vaivén de las olas, el baile de la demencia constante; y el mar que espera a la noche para hacer el amor con la luna llena. 
   Y yo camino por tu vida mientras intento dejar huellas en tu memoria y sinrazón. No lo olvides, te amaré hasta el final de la eternidad. Aunque la naturaleza quiera asesinar mi locura por amar.



   Nos queda el amor que nos une y que se marchita con el tiempo porque el tiempo es parte de la naturaleza.
   
   Ella es nuestra madre; ella nos da lo que necesitamos para sobrevivir. A nosotros nos corresponde amarla para que no muera traicionada por sus malditos  hijos ciegos, apasionados del dinero y del egoísmo. La naturaleza también merece ser amada, no la olvidemos.


Safe Creative #1102158498186

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada